martes, 15 de diciembre de 2015

EL SOL ACOMODADO


EL SOL ACOMODADO

“Hay tres palabras que resumen todo el origen de ciertas festividades astrológicas paganas que celebran el advenimiento del dios Sol a finales de diciembre, y que no son otra cosa que la celebración del: Solsticio de Invierno”. Anónimo.

La mitología sirvió a los antepasados para interpretar un mundo y una realidad desconocida para ellos, adicionando en todos los ámbitos, las más destacadas figuras de redentores y avatares, quienes con sus enseñanzas servían de ejemplo y como modelo para destacar los más sofisticados estilos deseados de vida, los mismos que de alguna manera se usaron para enaltecer o para dominar los pueblos.

Y por éste mecanismo surgieron todas las religiones del mundo, las cuales al igual que las creencias griegas, tuvieron su origen en los mitos e idealizaciones que tal vez ahora pueden servir al observador, para comprender un poco mejor, el inescrutable tránsito de las civilizaciones a través de los tiempos.

Sus contenidos se convierten en la sustancia más importante que nutre las diversas culturas y tradiciones, ya que su mensaje perdura en la memoria colectiva, esbozando y definiendo la personalidad de los pueblos bajo manifestaciones asociadas con festividades y rituales, estigmatizados a través del tiempo por los detractores, hasta darles el carácter de paganas.

Resulta curioso ver cómo el origen de muchas de las narrativas que sobre deidades se muestran, coinciden, en especial cuando se refieren a las festividades sobre una serie de ‘hombres-dios’ cuyo nacimiento y vida casualmente se enmarcan en la astrología y en la astronomía, mostrando repetidamente que por ejemplo, el 25 de diciembre se resalta como una fecha de natalicio recurrente.

Ello sucede porque los antiguos reconocieron que desde una perspectiva ubicada alrededor del ecuador de la tierra, el sol desciende hacia el hemisferio sur hasta el 21 o el 22 de diciembre, o sea, hasta el momento en que se cumple el solsticio de invierno, entonces aparentemente se detiene el movimiento durante tres días, para luego comenzar de nuevo a ascender hacia el norte. En consecuencia los antiguos declaraban que durante tres días ‘el Dios Sol muere, esto es, cuando se detiene, y nace de nuevo el 25 de diciembre cuando reanuda su movimiento hacia el norte’.

La mitología asume además que el sol está colgado o crucificado, lo que significa que enmarcado en una circunferencia, pasa por los cuadrantes marcados por los solsticios y los equinoccios para en el equinoccio vernal de la pascua, morir por tres días y resucitar de nuevo.

Asimismo, en el curso de su trayectoria anual hace milagros, pues tiene doce discípulos seguidores que son alegóricamente referidos a las constelaciones y los meses del año que igual se basan en los movimientos del paso solar a través de la bóveda celeste y que deriva en un mismo desarrollo astro-teológico que se puede encontrar en muchos pueblos alrededor de todo el planeta, puesto que el sol y las constelaciones asociadas por mucho tiempo a los doce signos del zodiaco, se pueden observar desde cualquier parte de la tierra.

El sol está en lo más alto de su casa a las 12 horas y allí comienza el trabajo encomendado por su padre a la "edad de 12 años", además entra en un nuevo signo del zodiaco cada 30°; por lo tanto, comienza su ministerio en la ‘edad de 30 años’.

Igual pasa con los registros ancestrales, ya que en algún momento, la medición inicial del movimiento solar y el calendario, comenzó tomarse a partir de la alineación del sol con la constelación de Virgo y por lo tanto, desde entonces se asegura que el astro rey ‘nace de la Virgen’.

El mito además viene acompañado con otras frases tales como: el sol ‘camina sobre el agua’; es la ‘luz del mundo’; ‘viene sobre las nubes y todo ojo le verá’, que es el Salvador de la humanidad’ y que lleva una corona como halo, expresiones usadas en muchas escrituras consideradas sagradas.
Se debe tener presente que el astro rey aparece cada mañana, otorgando luz, calor y seguridad, permitiendo que se genere la vida. Los hombres desde siempre han tenido claro que gracias a él sus siembras y cosechas podían prosperar, aportando los alimentos básicos al ser humano y a los animales en general, pues si no se detuviera en su tránsito, iban a estar en serios problemas de supervivencia. 
En otras palabras aquellas características que personifican el dios sol, son referidas a una fórmula mitológica que gira alrededor de los simples movimientos repetitivos marcados por la traslación anual del astro rey.

Hay infinidad de ejemplos de versiones específicas que resaltan el uso en esencia de idénticos símbolos y mitos sobre narraciones divulgadas por diferentes civilizaciones, mitos que el observador debe mirar detenidamente.

Tal es el caso de Heracles nombre procedente del griego antiguo Ἡρακλῆς, Hēraklḗs, derivado del nombre de la diosa Hēra, y kleos: ‘gloria’ es decir la ‘gloria de Hera, hoy más conocido como Hércules, notable héroe de la mitología griega asociado con el Sol, quien nació un 25 de Diciembre.

Era considerado hijo de Zeus y Alcmena, una reina mortal e hijo adoptivo del rey Anfitrión y bisnieto de Perseo por la línea materna. Bautizado como Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo (Ἀλκαῖος, Alkaios); palabra que evoca la idea de fortaleza (griego άλκή).

Fue sólo en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce, impuesto por Apolo, a través de la Pitia, para indicar su condición de servidor de la diosa Hera. Tanto en Roma, como en la Europa Occidental, es más conocido como Hércules y algunos emperadores romanos, entre ellos Cómodo y Maximiano, se identificaron con su figura.

Se trata del más célebre de los héroes griegos, el paradigma de la virilidad y el adalid del orden olímpico contra los monstruos ctónicos. Su extraordinaria fuerza es el principal de sus atributos, como también lo son el coraje, el orgullo, cierto candor y un formidable vigor sexual.

Se le considera el ancestro de los Reyes de Esparta y de los caudillos dorios que se legitimaban como aqueos, cuya la influencia en la Grecia Arcaica y Clásica fue una de las razones de la gran difusión de su leyenda y su de su culto, haciendo de Heracles el héroe dorio por excelencia.

Abundan los relatos mitológicos sobre él y entre los más famosos están ‘los doce trabajos’. Son historias del protagonista que forman un ciclo que se varió constantemente, motivo por el cual resulta difícil hacer una exposición cronológica o siquiera coherente de ellas.

El historiador francés Pierre Grimal, en su Diccionario de mitología griega y romana, propone clasificarlas en tres categorías, a saber:
ü  El ciclo de los Doce Trabajos.
ü  Las hazañas independientes de los mismos.
ü  Las aventuras secundarias ocurridas durante la realización de los trabajos.
Como marco de los tres ciclos aparecen los relatos de su nacimiento, de su muerte y la apoteosis, eventos relativamente invariables narrados en las diversas fuentes.

Las menciones más antiguas de Heracles aparecen en las obras de Homero y Hesíodo, pero relatos más o menos completos de sus aventuras son plasmados en las obras de Psino de Lindos, poeta natural de Rodas, y por demás, desconocido, por Pisandro de Cámiros otro poeta rodio, 640 a.C. y Paniasis de Halicarnaso en el siglo V a.C. autor de una obra titulada Heraclea. Todas estas obras, con excepción de unas pocas citas fragmentarias, se han perdido.

Los poetas posteriores, sus comentaristas y, por último, los mitógrafos de la época helenística son, en la actualidad, las únicas fuentes escritas sobrevivientes que relatan las hazañas de Heracles.

Un auxiliar importante para el estudio de las mismas es la iconografía, muy abundante, que recoge los principales episodios de las leyendas. Iconografía que se prolonga desde la época arcaica hasta la moderna. Como muestra, basta señalar el friso del templo de Apolo en Delfos y la colección presente en el Museo del Prado

En la mitología griega, Adonis término del griego antiguo, Ἄδωνις: Adônis fue el concebido por cuenta de un incesto entre su madre y hermana Mirra o Esmirna, con su padre Cíniras y también nació un 25 de Diciembre.

El joven Adonis resultó extremadamente hermoso, hasta el punto de que la diosa Afrodita se enamoró de él locamente. En una ocasión en que Adonis andaba de caza, lo mató un jabalí salvaje.

El mito de Adonis es originario de Fenicia, desde donde se extendió a todos los países del Mediterráneo con diversas modificaciones, si bien siempre retuvo aspectos semíticos, constituyendo una de las figuras de culto más complejas de la época clásica. Jugó múltiples papeles y tanto su significado como su propósito en las creencias religiosas griegas, han sido objeto de frecuente investigación a lo largo de los siglos.

Su equivalente semítico es Tammuz y el etrusco Atunis, aun cuando algunos mitólogos creen que posteriormente su imagen fue exportada a Germania y que su equivalente en esa mitología es Baldur. Su culto era en su mayoría femenino y se desarrolló en los círculos de jóvenes mujeres alrededor de Safo en Lesbos alrededor del año 600 a.C., como lo revela un fragmento de Safo.

He aquí algunos de los más populares avatares nacidos en esa tan afectada fecha:
  

Fuente: Internet

Se observa a través de la historia que en general eran deidades que obraban milagros, ya que tenían doce discípulos, que nacieron de una madre virgen, que murieron crucificados, que fueron puestos en tumbas y resucitaron a los tres días, alegorías que no solo se encuentran en la religión cristiana, sino también en una gran mayoría de las culturas anteriores. Bien vale decir que no todos los aspectos entre unos y otros son exactamente los mismos, sin embargo es cierto que se asemejan bastante, pues desde principios de la humanidad, los grabados y adoraciones al sol se suceden en todos los pueblos y culturas alrededor del globo terráqueo.

Igual, antiguas tradiciones de los pueblos celtas, germanos y escandinavos diseminados en el norte y centro de Europa, dan seguimiento de los ciclos naturales de las estaciones naturales y celebraban en el solsticio de invierno alrededor del 25 de diciembre, resaltando el nacimiento del niño-sol, el hijo de la Gran Madre, normalmente asociada con la tierra y la luna. Allí, esta fecha se llamaba ‘Yule’, que significa ‘rueda’. Esta tradición se encuentra en otros pueblos de la antigüedad y en especial se adoptó siguiendo los mitos anteriores a los greco-romanos que luego fueron asumidos por el cristianismo.

La Idea mítica del nacimiento del Salvador o Avatar[1], está presente en las primeras religiones de la historia, incluida la narrativa del nuevo testamento así nacieron deidades como: Krishna (3200 a.C.); Horus (3.000 a.C.); Mitra (1400 a.C.); Zoroastro (800 a.C.); Heracles (800 a.C.); Buda (560 a.C.); Dionisio (500 a.C.); Tammuz (400 a.C.); Hermes, Adonis, Helios, Apolo (200 a.C.);Huitzilopochtli en Tenochtitlán y muchos más.

En otras culturas se creía que el dios del sol murió ese día, solo para volver a otro ciclo tal como figura en la celebración del Capac Raymi, liderada por el Emperador Inca, según Guamán Poma.

La historia incorpora una serie de elementos de narraciones que sobre otras deidades han quedado registrados en extensa área, por ejemplo, muchos de los salvadores del mundo e ‘hijos de Dios’, comparten o aportan aspectos comunes al mito cristiano: Adad de Asiria., Alcides de Tebas, Attis de Frigia, Baal de Fenicia, Bali de Afganistán, Beddru de Japón, Crite de Caldea, Deva-Tat de Siam, Hesus de los druidas, Serapis de Egipto, Indra del Tíbet, Jao de Nepal, Mikado de los Sintoos, Odin de Escandinavia, Quetzalcoatl de México, Salivahana de las Bermudas, Tamuz de Siria, Thor de los galos, Wittoba de la Bilingonese, Xamolxis de Tracia, Zoar de los bonzos.

En consecuencia, temas, versiones, protagonistas y ambientes se entrecruzan y combinan, haciendo que los símbolos, mitos y leyendas, sean en verdad un ‘patrimonio de toda la humanidad’.

--------------------------------------------------------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.

Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242

Autor: Daniel García Vanegas

Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com


ETIQUETAS: Constantino, sol invictus, nuevo testamento, Khrisna, Horus, Mitra, Hesus, tradición bizantino,  humanidad, historia, mitología.








[1] Campbell, Joseph S.L (2005) El Héroe de las Mil Caras. Ed. Fondo De Cultura Económica, España.