martes, 4 de marzo de 2014

LO BÁSICO

LA METAFÍSICA

“El universo no es un conjunto de objetos, sino una comunión de sujetos”. Thomas Berry.

Se debe recordar que la metafísica es la ciencia que define la esencia de las entidades y los principios básicos del Ser, independientemente de alguna de las características temporales, eventuales o futuras propias del mismo. Es muy posible que Andrónico utilizara dicha palabra por primera vez, teniendo en cuenta el sentido y los contenidos de la obra del Estagirita, como se conoce a Aristóteles por su lugar de origen, o sólo empleó las expresiones ‘Filosofía primera’ y ‘Teología’ para designar el saber del que se ocupan los catorce libros que su maestro describió como: ‘La ciencia del Ser qua Ser", que posteriormente fue conocida como ‘Ontología’ o estudio del Ser.

Ahora bien, de acuerdo con el planteamiento desarrollado, la palabra Metafísica viene del latín ‘metaphysica ‘, que a su vez, proviene del griego metá que significa: ‘tras, más allá’, y phýsis que significa ‘naturaleza’, es decir, “lo que viene después de la naturaleza”, “lo que está más allá de lo físico".

La metafísica aborda los problemas centrales y más profundos de la filosofía, tales como los ‘Primeros principios’, las estructuras más generales, sus leyes y fundamentos, el sentido y la finalidad de la realidad toda y de todo ser. Desarrolla las categorías centrales de la filosofía, ya que contempla: la materia y la forma, el acto y la potencia; igual tiene que ver con el fin, la esencia, el ser, la sustancia, el accidente… y sirve como base conceptual de todas las demás disciplinas filosóficas e incluso, de casi todas las ciencias. Existe, desde que el ser humano piensa en busca de comprenderse a sí mismo y entender las leyes que lo rigen, de forma que pueda observar, comprender, enseñar y ejercitar la mente, como creadora y causa de todo lo que piensa, siente y percibe que sucede, en la totalidad de los instantes de la vida.

La Ontología, tiene que ver con el desarrollo de este tratado, que es el estudio del Ser y su esencia, la segunda, la Teología, que es el estudio de Dios y su esencia, cuyo tema por ahora sólo se pretende abordar de forma tangencial y la tercera la gnoseología la ciencia que estudia el conocimiento en sí o epistemología. Todas las cuestiones últimas del saber más elevado que el ser humano intente alcanzar, caben en el ámbito de la metafísica; por ello, es considerada como el núcleo de todas las disciplinas filosóficas, que contienen bases de validez universal. Se asegura que las ideas son el paradigma de las cosas, pues su lugar se inserta entre ‘el ser y el no-ser’, ya que ellas son anteriores a la percepción de las cosas, y que además, participan de ellas.

LA REINSTAURACIÓN

“Millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos”. Albert Einstein.

Luego de variados usos de la misma, aparece la transición del término utilizado por Gottfried Leibniz, al introducirlo al alfabeto latino en 1684, utilizándolo en su libro: “Introductio ad Encyclopaediam arcanam”, donde define la Ontología como: “La ciencia de lo que es y de la nada; del ente y del no ente; de las cosas y de sus modos; de la sustancia y del accidente”.

Y Christian Wolff, la define como ‘La ciencia del ente en general’ y analiza los predicados que corresponden al ente, en cuanto ente es. Se ocupa de la definición del Ser y de las categorías básicas de carácter general o de los modos de ser las cosas, y lo hace por medio de la investigación de sus propiedades, estructuras y sistemas funcionales. Se conoce como la rama de la metafísica, que se ocupa de cuestiones como la existencia de los entes, de su clasificación dentro de una jerarquía, y su subdivisión de acuerdo con sus similitudes y diferencias de características.

En cierto modo, recapacita sobre los conceptos de la realidad, sus relaciones y propiedades, para así definir el potencial de las entidades e identidades, tales como objetos, personas, conceptos, ideas, cosas, etc., más allá de cualquier cosa en particular, que sea o exista.
Para justificar la sutil diferencia entre ente y Ser, se cita el caso que una persona (un ente) puede al mismo tiempo ser muchas cosas: puede ser un profesional, puede ser maestro, puede ser hermano... y todos los atributos se remiten al mismo ente, por esto se asegura que ser y ente, no son lo mismo. Por lo tanto, el problema de considerar al Ser como una entidad más, es que lo cosifica, esto es, se lo toma como una cosa, cuando el Ser, precisamente, no es una cosa.

De hecho, ellos han sido considerados como los máximos representantes de esta corriente y de su método de análisis crítico del conocimiento, corriente que definitivamente influyó, en los conceptos del pensamiento pregonados por Imanuel Kant. Consideraba el cerebro como una agregación de manejo de órganos, cada uno con sus propias y diversas facultades intelectuales, desarrolladas mayor o menormente, en función del espacio cerebral que las albergaba.

Sus antecedentes recientes, cuentan que en el siglo IX de esta era, Avicena (latinización del nombre de Abd Allāh ibn Sīnā, 980-1037), médico, filósofo y científico persa, sabio escritor del Canon de Avicena, considerado como uno de los más grandes médicos de todos los tiempos e influenciador del pensamiento escolástico de la Europa medieval, intentó dar una clara localización de ciertas facultades cerebrales, en el espacio craneal.

LA DEONTOLOGÍA
“La moral descansa naturalmente en el sentimiento”. Anatole France.

En este carrusel del desarrollo del pensamiento, aparece el pensador Jeremy Bentham (1748-1832) padre del utilitarismo, quien en su libro: “Deontology or the Science of Morality”, introduce el concepto básico de obrar ‘de acuerdo a la ética’, concepto que se corresponde, con obrar de acuerdo con un código predefinido. Por tanto, habla del argumento supremo que ha de orientar hacia el bien cualquier conducta humana, entendida esta última, como un comportamiento observable.

Allí, se gesta la deontología, término procedente del griego δέον ‘debido’ y λόγος ‘tratado’, introducido por Bentham, el cual hace referencia a esta la rama de la ética, como la parte de la filosofía que trata de la moral y las obligaciones del hombre, cuyo objeto de estudio, son los fundamentos del deber y de las normas morales que allí subyacen.

La Deontología es conocida también bajo el nombre de ‘Teoría del deber’ y junto con la Axiología, es una de las dos ramas principales que componen la ‘Ética Normativa’. Para su aplicación se elaboran los denominados códigos deontológicos, los cuales reglamentan, de manera estricta una actividad, o bien simplemente utilizan a modo de orientación, las cuestiones relativas al ‘deber’, de los miembros de una determinada profesión.

Las profesiones, en general identifican la actividad del hombre y lo apoyan en la exploración y reconocimiento de las vías disponibles hacia el alcance de la experiencia que brinda la naturaleza metafísica fundamental, relacionada con el crecimiento del espíritu:
Ciencias: El ámbito del ordenamiento del conocimiento a partir de las tesis, la experimentación y las conclusiones.

Por el contrario, la otra rama de la filosofía que existe es la denominada ‘Teleología’, que define el obrar éticamente como aquella actitud o comportamiento que contempla el bien para la mayoría, determinando lo que es correcto y qué no lo es, en función del pretendido resultado a alcanzar.

En la medida en que avanzaba el siglo XIX, el problema de la relación mente-cerebro se convirtió en una cuestión crucial de investigación tanto para los fisiólogos, como para los psicólogos, que empezaban a prestar atención al estudio de la naturaleza física del cerebro y la recíproca localización de las funciones cerebrales en el mismo. Dichas teorías obviamente presentan serias limitaciones y en consecuencia, en su defecto, se incluye otro concepto, el de la consciencia, que busca comprender el cómo y el por qué se actúa, entendiendo esta idea entonces, como un rasgo que distingue la vida psíquica del ser humano.

LA AXIOLOGÍA
“Siempre es más valioso dar respeto que manifestar admiración por las personas”. Jean Jacques Rousseau.

Se propone que los valores surgen de una relación práctica-cultural y no a partir del simple conocimiento de las cosas por parte del individuo. Es así como los valores, son el resultado de la actividad práctica del ser humano. Por lo tanto, indica que los ideales y los valores corresponden a dicha subjetividad y termina por reconocer la imposibilidad de acceder a supuestas realidades de forma absoluta, al igual que absolutos, eran los conceptos de valores propuestos por Platón, de forma que su resultado al final, se reduce a definir como son las ideas, las mismas que orientan y determinan la conducta del hombre.

Esta nueva postura, ubica el valor, dentro del ámbito de respuestas fisiológicas y psicológicas del individuo, diferente a las consideraciones de la existencia independiente que propende la apreciación netamente filosófica del valor por parte del sujeto, quien ahora lo vislumbra como algo absoluto, esencial y eterno. En contraposición, la escuela neokantiana, postula el valor como una simple idea, argumentando que las ideas son la potencia impulsora la conducta humana por encima de los intereses o del propio agrado, asegurando que los valores existen en sí y de por sí, y que por ser entidades absolutas e independientes, no necesitan ser, ni relacionarse con las cosas.

Por otra parte, el objetivismo axiológico se basa en la realidad de los valores con dos marcadas tendencias: la primera que afirma que los valores son objetos ideales de perfección más allá de la experiencia, captados mediante intuiciones emocionales, especiales e independientes e inmutables, donde el conocimiento de ellos es relativo; aunque los valores en sí mismos son absolutos.

Ahora, según los fenomenólogos, los valores son cualidades absolutas, sui generis, ideales, o cualidades irreales independientes de las cosas o de las estimaciones, así no se confunden con el sujeto valorante, ni con las cualidades físicas de los objetos. Ella, hace de mediadora entre el mundo del Ser y el mundo del valor, así, funde los reinos del ser y del deber en una realidad.

Finalmente, la tendencia del realismo del valor, dice que los valores son propios, porque no precisan de ninguna referencia distinta y que ellos son per se, como son las personas.
Por su parte, el objetivismo axiológico sostiene que los valores son universales e inmutables pues no cambian con el tiempo, ni de una sociedad a otra; son un reino independiente de los bienes que encarnan, los cuales, son los que tienen una relación peculiar con las cosas reales y valiosas, ya que dependen del valor que encarnen.


EL ESOTERISMO
“El conocimiento que llega desde dentro, es el verdadero conocimiento. Sócrates.

Esoterismo del griego έσώτερος [API /e'so:teros/]: ‘dentro, desde dentro, interior, íntimo’; unido al sufijo ‘–ismo’, es un término genérico usado para referirse al conjunto de conocimientos, enseñanzas, tradiciones, doctrinas, técnicas, prácticas o ritos de una corriente religiosa o filosófica, incomprensibles para los profanos.

Pitágoras ayudó a la ciencia de los números, disertando con luces asombrosas, ciertos aspectos de la naturaleza, aún las costumbres de los hombres y hasta las fuerzas sobrenaturales. Indicó que los números superiores a diez, eran sólo un ensayo de los diez primeros, y por ello, atribuyó una gran dignidad a la decena, y  que los números impares eran análogos a las formas de las cosas naturales y los números pares a la materia, de donde concluyó que los números pares conducían a la inteligencia de las sustancias sensibles y los números impares a la inteligencia de las cosas espirituales.

En la tradición filosófica de las escuelas humanas, los números representan una energía muy grande, resulta necesario mostrar la digna verdad de las ciencias humanas, así como el significado místico y augusto de los números que se encuentran eminentemente allí, y que se develen sin misterios.

No es para nada sorprendente que las fuerzas atadas a los números, sean más admirables y eficaces, que los números formales, porque por ser perfectas e idénticas a las cosas celestes, que mezcladas con distintas sustancias, impregnan de carácter, de tamaño, de sencillez de movimiento y de forma, las ideas divinas originales, de la que dependen todas las fuerzas efectivas que poseen todas las cosas en sí.

Su contenido es considerado uno de los fundamentos del taoísmo filosófico y tuvo una gran influencia en otras escuelas, como el legalismo, el nuevo confucianismo y con el budismo, que han sido interpretadas en gran medida, por los conceptos taoístas. Hace hincapié en la primacía de los valores ‘femeninos ‘ (Yin), como la calidad del agua, la fluidez y suavidad del lago, en lugar de la fuerza y la robustez masculina asignada a la montaña: resalta la existencia de un lado oscuro y misterioso de las cosas, y adjudica el control sobre las cosas que aparentemente están sin control.

Asegura el maestro, que para alcanzar el dominio del Tao es necesario primero congraciarse con la inmovilidad, sin ocuparse de las cosas del mundo dejando de lado el intelecto, el conocimiento, el deseo, el egoísmo y demás preconcepciones, dando al Ser una amplitud mental auténtica.

Para el taoísmo la búsqueda del vacío es una idea central, común también para el budismo y en cierta medida, al confucionismo al que le aporta algunas ideas claves entre las que se destacan las siguientes:
ü  La riqueza no alimenta el espíritu.
ü  La glorificación de la riqueza, el poder y la belleza atraen el crimen, la envidia y la vergüenza.
ü  El ilimitado y ciego deseo de poseer, y hace que el hombre sea un codicioso y violento monstruo.
ü  La única preocupación radica en sí mismo y esa auto-importancia los convierte en vanos y autodestructivos.
ü  El verdadero sabio concede poca importancia a su sabiduría, porque reconoce que cuanto más se sabe, resalta lo limitado de su conocimiento.
ü  Cuando se pierden los valores, se tiende a reemplazarlos con valores más bajos que los queremos de verdad.

“Uno puede llevar el caballo al agua, pero no lo puede hacer beber. Proverbio árabe.




ÍNDICE DE LA VERSIÓN AMPLIADA

CONTENIDO



PRESENTACIÓN                
ANTECENDENTES 
OBJETIVO                
JUSTIFICACIÓN

BITÁCORA DEL DEVENIR        
LA RETROSPECTIVA                    
LA MITOLOGÍA     
EL ESOTERISMO
LA METAFÍSICA
LA REINSTAURACIÓN    
LA DEONTOLOGÍA
LA AXIOLOGÍA

I.- ATRIBUTOS DE LA ENTIDAD
LA EXISTENCIA
EL TIEMPO
LA TEMPORALIDAD
EL ESPACIO
LA ESPACIALIDAD
LA ENERGÍA
LA CONDENZACIÓN
LA MATERIA
LA SISTEMIDAD
LO NUMÉRICO
LA COSMOVISIÓN
LA ASTROLOGÍA
LA SIMBOLOGÍA
LA ARTICULACIÓN
LA VERDAD           
LEYES Y PRINCIPIOS
PROPÓSITOS Y PROVIDENCIAS           
LA MENTE
LOS HEMISFERIOS           
LOS CHACRAS
LA ENTIDAD




II.DERROTERO/ACERCAMIENTO
LA INTELIGENCIA
EL PENSAMIENTO
EL APRENDIZAJE
LA CONCIENCIA
LA VIBRACIÓN
LA ESTÍMULACIÓN
LA INTUICIÓN
LA VOLUNTAD
EL COMPORTAMIENTO
LA DISCIPLINA
LA ATENCIÓN
EL SILENCIO
LA CREATIVIDAD
EL PROCESO
TÉCNICAS CREATIVAS
LA LÚDICA
LA VISUALIZACION
LA AUTOSUGESTION
LOS BLOQUEOS
LOS CONFLICTOS
EL RELACIONAMIENTO
LA LIBERTAD
LOS IMPEDIMENTOS
ÉTICA Y MORAL
LOS VALORES
VIRTUDES Y VICIOS
LA CONDUCTA
LA COYUNTURA

III DEVELAMIENTO DE LA SENDA
LA ESENCIA
EL ALIENTO
LA MENTALIZACIÓN
LO INHERENTE
LO CONSCIENTE
LO ARMONIOSO
LO IMPRESCINDIBLE
LO SIGNIFICANTE
EL TOQUE
EL ALBEDRÍO
LO MAGISTRAL
LO IMPECABLE
LO INNEGABLE
EL AHORA
LO EXISTENTE
CONSCIENCIA SUPERIOR
META-SENSORIALIDAD
EL MARCO DE ANULACIÓN
LA CANALIZACIÓN

IV. RELATO COSMOGÓNICO   
EL EXPERIMENTO                        
LOS ELEGIDOS
LA SENDA DE RETORNO
LOS VOLUNTARIOS
LOS ANCESTROS
JERARQUÍA CÓSMICA
LOS MAESTROS
PASADO REMOTO
EL ADVIENTO
EL LLAMADO                     
LA REVELACIÓN
EL TEMPLO ESPIRITUAL             
LA CULMINACIÓN
GLOSARIO
GLOSARIO METAFÍSICO
BIBLIOGRAFÍA



SI SE TIENE UN INTERÉS PARTICULAR SOBRE ALGÚN TEMA ESPECÍFICO, SE DEBE SOLICITAR LA AMPLIACIÓN DEL TÍTULO…



Fuente: Mi libro:
“UN SENDERO A LONTANANZA”.

Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com