martes, 6 de mayo de 2014

EL DESDOBLAMIENTO

“Tengo la certeza de que hay que pensar en los demás, como nos gustaría que los demás pensaran en nosotros.” J.P.Garnier.

La teoría del desdoblamiento del tiempo, promovida Jean-Pierre Garnier Malet, busca mostrar la posibilidad de ver al observador actuando como receptor y emisor de energía constante, en un intercambio de información para permitir construir el futuro.

Jean-Pierre Garnier Malet doctor en Física francés, especializado en mecánica de los fluidos, propuso, en 1988 que a partir del comportamiento cuántico, el tiempo se segmenta. La aplicación científica de esa teoría, permitió explicar la llegada de planetoides al cinturón de Kuiper, para luego transpolar su aplicación, hacia el funcionamiento del mecanismo de los pensamientos y de la vida.

Incluso en contra de lo que recientemente se creía comprobado, Garnier Malet afirma que gracias a su aporte, puede comprobarse que no sólo el tiempo se desdobla, sino que el ser humano quien también lo hace, siguiendo las pautas de la misma ley.

Su descubrimiento fue avalado en el año 2006 por la revista científica norteamericana American Institute of Physics, de New York, primero, por posibilitar la predicción y después, por permitir constatar la llegada de planetoides al sistema solar, entre otras aplicaciones científicas.

La teoría del desdoblamiento, afirma que el cuerpo, es asimismo energía que puede proyectarse hacia el futuro, extrayendo información válida, desde esa realidad paralela, la cual, por intuición es trasladada a la existencia presente. Según Garnier, cuánticamente hablando, de cada instante que se vive, una pequeñísima partícula del tiempo corresponde a información mental que recibe el inconsciente, la cual versa, sobre el comportamiento futuro de la energía propia del Yo alterno.

“Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Así, entre dos instantes perceptibles, siempre hay un instante imperceptible. El fenómeno del desdoblamiento del tiempo, da como resultado que el hombre viva tanto en el tiempo real, como en el cuántico, este último, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales; su mecanismo memoriza el mejor y lo transmite al que vive en el tiempo real. Jean-Pierre Garnier.

En ese lapso de tiempo imperceptible, pasa mucho tiempo. Explica que sí se puede viajar a velocidades prodigiosas, entonces, un microsegundo se convierte en un día entero. Inclusive al regreso, no se sabe que se ha ido, puesto que sólo se ha estado ausente un microsegundos El doctor Garnier, explica que el fenómeno funciona tal como lo hacen las imágenes subliminales de las de las películas que de cada 25 imágenes por segundo que se proyecten en una pantalla, sólo se ven 24, porque la número 25 pasa desapercibida para el sistema consciente, aun cuando el cerebro per se, si dispone de la capacidad de captar de forma subliminal, aquella información que aporta esa última imagen, aún no advertida por el consciente.

De similar manera, el “Yo”, esto es, lo que energéticamente se es realmente, se desdobla dentro del cuerpo físico, dando lugar a la existencia consciente del presente, y esa energía que también forma parte de cada uno, por ser la encargada de los viajes en el tiempo, asume la búsqueda del mejor modo de preparar el futuro.

Este tipo de información, se asimilará y transmitiría al “Yo” material, principalmente durante las horas de sueño paradoxal profundo que es cuando se tiene en uso la máxima actividad cerebral, entonces allí, se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es éste intercambio, el que permite arreglar el futuro que ha sido creado durante el devenir del día anterior, lo que hace que al día siguiente, su memoria en mayor o menor grado, resulte transformada.

Si bien es difícil controlar el pensamiento, en especial durante el transcurso del día, dicha situación cambia justo antes de conciliar el sueño, así que si se logra tener la debida concentración por un minuto, basta entonces con que durante ese pequeño lapso se controle y dirija los efectos de la actividad. Esta es la manera de conectarse con esa parte energética, llámese el doble o ser interior, para pedirle que busque las mejores soluciones.

De ahí, la vital importancia que le da a la intuición, al pensamiento positivo y al instinto de supervivencia.

“Se podría decir que entre el Yo consciente y el Yo cuántico se da un intercambio de información que permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. Lo que en física se llama híper-incursión, fenómeno que  está perfectamente demostrado”.

Dicha propiedad física hoy conocida como la “onda-partícula” ha sido desarrollada e investigada por el también físico francés Louis-Victor de Broglie y avalada por el propio Einstein, demuestra que también las partículas se desdoblan en corpúsculos y ondas de energía.

Los cuerpos, materia al fin, siguen los parámetros de la misma ley, con propósitos definidos aunque en el fondo y por ahora, resultan ignorados por el ser humano. La teoría del desdoblamiento de Garnier Malet, daría sentido al cumplimiento de ese propósito.

Según esta teoría, se habla de pensamientos que crean futuro, ello, para poder utilizar dicha información subliminal que resulta aún inadvertida, y que llega al cerebro gracias al aporte del “Yo energético”, por tanto, resulta imprescindible cuidar la pureza de los pensamientos. Ellos permanentemente están imaginando posibles futuros para el actor, y en muchos casos, son los que ponen barreras, para la realización de un hipotético mejor futuro.

Cierto es que de continuo, y dependiendo de las circunstancias, la mente presenta elucubraciones de lo que puede pasar, o lo que se debería hacer de cara al futuro personal. Se suele tender a creer más en el acaecimiento del peor futuro que se logra imaginar; en general, se temen toda clase de imprevistos indeseables, o se imaginan desenlaces nefastos ante circunstancias puntuales.

Esa tendencia inclinada hacia pensamientos negativos, dice Garnier Malet, propicia que la energía “exploradora” del futuro, busque los parámetros que le indica la mente negativa, provocando realmente un futuro poco halagüeño. Sin embargo, si se piensa en positivo, prestando atención al dictado de la intuición en relación con la resolución de conflictos, ese otro “Yo viajero” invocado, traerá de “otra dimensión”, la información correcta, para preparar un futuro simultáneo satisfactorio.

El intercambio, se realiza a través del agua del cuerpo. Ese intercambio de información permanente, es el que crea el instinto de supervivencia y da fuerza a la intuiciónfabrican eventos potenciales por medio del pensamiento, si por ejemplo se piensa en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede sufrirlo cualquiera. De manera que la conclusión propuesta es: “No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti”.


No se trata de una ley moral ni filosófica, pues ella responde a una simple ley física.

Bien, se trata que el consciente, deje totalmente las riendas al Ser Interior; las noches están para eso. La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también, cómo se indicó, produce la información que guía los pensamientos del día siguiente.

Sin embargo asegura el físico francés que si se imagina o se desea algún perjuicio para otra persona, al final acabará por recibirlo el emisor, ya que ese es el decreto de lo que se proyecta como “orden de búsqueda” a la parte energética.

El pensamiento correcto debería estar basado en los elementos más diáfanos posibles, sobre todo, con relación a los mandatos dados en los instantes cercanos a la conciliación del sueño, momento en el que se establece el mayor intercambio de información posible, entre los “Yo”,  ahora desdoblados

“Se dispone de dos tiempos diferentes al mismo instante: un segundo, medido en un tiempo consciente que equivale a miles de millones de segundos potenciales en otro tiempo imperceptible, el tiempo de las probabilidades, en el que se pueden construir cosas, cuya experiencia, es posible pasar luego, al tiempo consciente otra propiedad conocida en física conocida como la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía).

Se es a la vez cuerpo y energía, esta última capaz de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias. Hoy en día es muy difícil controlar el pensamiento, pero justo antes de quedarnos dormidos tenemos un minuto, y basta con que durante ese minuto se controle: esa, es la manera de conectar con la parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que solucione los problemas”. Jean-Pierre Garnier Malet.

La teoría del desdoblamiento del tiempo, tiene numerosas implicaciones científicas y prácticas.

“Permite comprender mejor el mecanismo de la vida y el funcionamiento de los pensamientos y explica cómo usar mejor las intuiciones, instintos y premoniciones”.

Por ser conceptos de física cuántica abstractos y hasta difíciles de entender, Garnier explica con sencillez el concepto y se centra en dar consejos para aplicar el uso de la teoría, en el día a día.

“Tenemos un cuerpo muy bien hecho que nos permite proyectarnos en el porvenir: ir a ver el futuro, arreglarlo y volver para vivirlo. Y es durante la noche cuando tenemos la capacidad de arreglar ese futuro que hemos construido durante el día. Podemos ver los peligros antes de vivirlos por medio de la intuición, y borrarlos”.

Frente a la Ley de Desdoblamiento del Tiempo, se debe proceder a revisar dualidad entretejida del tiempo- No tiempo, ya que su unión, marca un camino de retorno a la esencia. El ego del observador activo, trata de corregir tanto la percepción, como la calibración del Ser,  ambos  vigentes desde el máximo pasado. Por tanto, corresponde a la energía de los corpúsculos, tomar las riendas para conducir  al Habitante Interior, hacia el acercamiento al máximo futuro, en busca dilucidar la mejor posibilidad que guíe cada acto del Ser.

Con mayor razón, si se tiene en cuenta que para el primer observador la ecuación es: Energía + Propósito = Materia

Entonces como por arte de magia, sucede el simple desdoblamiento con referencia a la esencia que corresponde al viaje realizado en el carruaje de la experiencia.

Según Alejandra Casado, el inicio del desdoblamiento, se suscitó cuando la ‘Existencia’, produjo la  comparación básica de “cómo sería no ser”, y a partir de allí, es cuando el explorador queda atrapado en nuevas e innumerables experiencias muchas de distorsión que aunque pueden ser similares, nunca son repetitivas.

No se trata de un error en el origen, es un simple cambio de propósito, eso sí, condicionado cada experiencia, a su inexorable  retorno al inicio.

La explicación gráfica que muestra el Ser dentro del plano cartesiano X,Y, indica que X corresponde a la presencia del tiempo, mientras  Y, marca su estado actual en el eje cero (0) ya que corresponde a la existencia y a la energía vital.

Entonces, para la abscisa X antes de cero, es pasado desde su distorsión original y en este caso se llama Alpha,  mientras que después de cero, es futuro u Omega.

El eje de  X corresponde a la experiencia física-biológica, la cual conlleva la carga gravitacional regida por el instinto, la cual es complementada con el Campo cuántico, definido por el propósito y válido portador de la intuición.

“El pasado es combustible de la iluminación, como herramienta  para descargar el sufrimiento”. J.P. Garnier

Una estructura más completa, muestra los elementos que intervienen en el desdoblamiento del tiempo, tanto en su comportamiento horizontal, como en su conformación vertical  de acuerdo con sus niveles de desarrollo.

INFRAESTRUCTURA DE ELEMENTOS

En ella se definen tres entidades, donde la primera es la desdoblada que muestra la composición cuerpo, emoción y razón, establecidas para engrandecer el alma que es su doble sutil, manifiesto en forma de energía pura o de mensajera. De allí, para completar la escala, sólo falta lograr la comunión con el Yo Soy, tercera entidad  o campo cuántico para alcanzar una entera realización- En todo caso, el tiempo presente, es sólo una función de intercambio entre el máximo pasado y el máximo futuro.
  
“Con anticipación, el observador se puede  activar para regresar al origen. Cada día dará un paso en ese sentido. Dennis Hebron.


----------------------------------------------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.

Autor: Daniel García Vanegas.

Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com