martes, 15 de abril de 2014

EL TIEMPO

“El tiempo, es la sustancia de la que estoy hecho”. Jorge Luis Borges.

El término tiempo proviene del latín tempus, y puede hacer referencia a una gran diversidad de aspectos de la vida real.

En general, el tiempo sirve como una herramienta que permite ordenar la secuencia de los eventos, estableciendo las barreras el pasado, el presente y el futuro. Sin embargo, asimismo hay tiempo gramatical, tiempo musical, tiempo atmosférico, tiempo histórico… entre muchos otros.

El tiempo denominado como una magnitud física, es el que permite medir la duración o separación de acontecimientos sujetos a cambio y de los sistemas sujetos a observación, esto es, el lapso de espera que transcurre entre un estado del sistema cuando éste y el instante en el cual se registra cualquier variación perceptible, sea reconocido por un observador o detectado por medio de un aparato de medición.

Dicho de diferente forma, es la magnitud que permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un presente y un futuro, y da lugar al principio de causalidad, uno de los principales axiomas del método científico. Su unidad de medición básica válida establecida en el Sistema Internacional, es el segundo (s).

Las líneas de pensamiento que han dado explicaciones sobre su comportamiento, son la física clásica y recientemente la física cuántica.

La primera explicó los eventos del mundo hasta la segunda década del siglo XX. Luego, la tecnología ha permitido a los científicos ver más allá de la cotidianidad y así ha resuelto expresiones de la naturaleza que nunca antes fueron explicadas por la física clásica.

La ficción, al proponer teorías de acceder a Universos paralelos o viajar a través del tiempo, o el análisis matemático de tales posibilidades, se han llegado a convertir en elementos que sirven a la ciencia que tiene como base la física cuántica.

La física moderna sostiene que es imposible saber el «cuándo» y el «dónde» de una misma cosa al mismo tiempo.

Si se mide dónde está ese algo, se pierde la información de la rapidez con que se mueve. Si se mide la rapidez con la que se mueve, no se puede saber con certeza en dónde está.

Esta clave para el mundo cuántico fue desarrollada por el físico Werner Heisenberg, y como indicado, se conoce como el principio de la incertidumbre o de la indeterminación.




Una nueva teoría física propone revisar la naturaleza del tiempo. Se basa en el fenómeno de la existencia del constante movimiento de los cuerpos, afirmando que el tiempo no puede tener una posición relativa determinada.

Según los planteamientos elaborados por Peter Lynds, en un artículo publicado originalmente Quadnet y Eurekalert, titulado: “El Tiempo y las Mecánicas Clásica y Cuántica: Indeterminación vs. Discontinuidad”, el autor propone que se debe revisar la forma en que se piensa sobre la existencia del tiempo y el espacio, a la luz de los desarrollos de la física cuántica, pues considera que dado que los cuerpos siempre están en permanente movimiento, entonces no es posible que tengan una posición relativa determinada.

Asegura que el tiempo como tal, sólo existe en los procesos cerebrales asociados con la conciencia, y que tales procesos son los que fijan los eventos para lograr la percepción de los mismos cuerpos, contemplados aparentemente en forma simultánea, tanto en el espacio, como en el tiempo.

Según Lynds, no existe un cuerpo en la naturaleza que esté completamente quieto ni por siquiera un instante, por lo que el más breve instante de quietud, es algo enteramente subjetivo que sólo se proyecta al mundo circundante, como producto de la funcionalidad cerebral que sólo se concibe en el mecanismo de la conciencia.

De acuerdo con esto, los eventos simplemente quedan registrados en la memoria y permanecen relacionados bajo su diversa naturaleza, Cada uno como un momento en particular, por lo tanto, sólo se trata de un registro de la valiosa conciencia adquirida, a partir de los hechos, lo que resulta duradero.

TIPOS DE TIEMPO POR TÓPICO-RADIACIÓN

TÓPICO
TIPO (+)
TIPO (-)
EMPRENDIMIENTO
Participativo
Decrépito
RACIONALIDAD
Consciente
Inconsciente
SENSIBILIDAD
Sublime
Desencantado
CORPORALIDAD
Biológico
Irregular
EMOCIONALIDAD
Cualitativo
Descalificado
CREATIVIDAD
Análogo
Diferenciado
ESPIRITUALIDAD
Eterno-Holístico
Parcializado
CORDURA
Cronológico
Anacrónico
EMOTIVIDAD
Existencial
Inexistencial
FORMALIDAD
Profuso (Pleno)
Desviado
LÓGICA
Psicológico
Inexpresado
SENSATEZ
Culminante
Inconcluso
Dennis Hebron.

La demostración de la impredecible conducta de la naturaleza en el mundo cuántico, puede que indique que el habitual sentido del tiempo sigue precisamente este tipo de conducta, reduciendo todos los eventos a simples posibilidades.

Los acontecimientos, tanto pasados como futuros, son y serán el resultado final de una secuencia de condiciones que puede que hayan empezado horas, días, o incluso cientos o miles de años, antes de que el hecho considerado como real, tenga lugar.

Dicho sea de paso, el tiempo no es la cuarta dimensión como normalmente se cree, ya que entonces se podría tratar como una dimensión separable del espacio, y eso es precisamente lo que según la ciencia no es posible que suceda. Es más, desde la aparición de la teoría de la relatividad general o gravitacional de Einstein, se considera que tampoco es posible separar, el espacio y la materia.

Si bien el tiempo es una aparente medida de duración, su verdadera esencia corresponde al orden sincrónico de funcionamiento del cosmos, el cual conlleva el orden cíclico al que obedece el movimiento del universo en pleno.

Partiendo de un punto irreverente si así se quiere, la amplitud del universo sería tan solo una parte del Todo, ya que visto de manera simple, es la energía in-formada que opera desde el orden cíclico general y en el limitado conocimiento humano, abarca toda una serie de sistemas auto-contenidos.

Desde ésta perspectiva, son primordialmente reconocidos los siguientes: el ciclo galáctico que contiene el ciclo estelar y éste a su vez incluye el ciclo planetario, el que al mismo tiempo, comprende el ciclo terráqueo, el mismo que engloba  los ciclos propios de todas las especies establecidas en los reinos del planeta, cuya inclusión llega hasta los más profundos niveles subatómicos y quién sabe a cuántos más.

El tiempo no es una dimensión espacial, sino más bien es una medida de los acontecimientos que suceden en el espacio”. Anónimo.

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.

Autor: Daniel García Vanegas.

Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com