martes, 29 de julio de 2014

LA MITOLOGÍA (I)


“El tiempo saca a luz todo lo que está oculto y encubre y esconde lo que ahora brilla con el más grande esplendor”. Quinto Horacio Flaco.

Por "Filosofía Hermética" o "Hermetismo" también se entiende el conjunto de enseñanzas que reposan en los manuscritos que forman el cuerpo de sus profundas enseñanzas específicas.

No obstante, actualmente igual se atribuye éste nombre a ese conjunto de textos de otros filósofos alquimistas a los que supuestamente, se le atribuyen a la autoría de Hermes Trismegisto, ya que fueron trasmitidos desde un principio y de modo exclusivo por vía oral, por parte de aquellos pocos que exclusivamente tenían acceso a las enseñanzas, por su carácter de iniciados y cuyo hilo se pierde en el devenir del tiempo.

Por lo tanto, a él se le asigna la definición original de correspondencia cósmica que reza que todos los elementos del universo están relacionados entre sí, por vínculos reales o simbólicos, no evidentes.

El axioma hermético de la correspondencia dice: "Lo que está arriba, es como lo que está abajo; lo que está abajo es como lo que está arriba", evocando así la correspondencia universal. En otras palabras sostiene que el microcosmos, guarda una directa relación con el macrocosmos.

La naturaleza visible se relaciona con la invisible y ambas ocupan un lugar esencial y sagrado en el cosmos. Las dos viven en todas sus partes y en esta relación de vida, se funda la magia que otorga poder, pues lo invisible, es visible para el espíritu.

En este punto vale la pena revisar ciertos conceptos sobre los mitos, los ritos y las leyendas que aparecen en la mayoría de las tradiciones, manifestadas desde las civilizaciones más antiguas.

Tienen en común que en todas se trasmiten mensajes de sabiduría innata o en forma de epopeyas que ciertos pueblos antiguos expresaron a través de símbolos y narraciones, los cuales fueron asemejados a intuiciones del mundo.

Los primeros esbozos épicos fueron producto de sociedades preliterarias y tradiciones poéticas orales, aun cuando en el caso de la epopeya de Gilgamesh, primera epopeya escrita de la que se tenga registro, ya fue redactada en tablillas de arcilla por los sumerios hace más de 4.600 años.

Es notable que su contenido lleve implícita una enseñanza que muestra la importancia de la mitología en la vida diaria de las personas y de su efecto en la configuración de la sociedad misma.

En este caso, la figura del héroe representa el andar del rey un camino en el que a través de su recorrido, aprende que el verdadero sentido de la vida no es alcanzar la inmortalidad como era su pretensión, ya que se trata de un don exclusivo de los dioses, sino lograr entender que para efectos de medrar, crecer y superarse no se está solo en el mundo y que se debe caminar junto a otros, en quienes el observador, se puede ver complementado, reflejado y aún contrariado.

Para el lenguaje cotidiano, una epopeya es un hecho glorioso, así como épico, como resultado de ser aquello de complicada resolución.

Conviene interpretar con espíritu esotérico el simbolismo iconográfico que junto con los textos, aún aquellos de las antiguas civilizaciones, permiten acercarse para buscar entender el más profundo significado del mensaje implícito, sumergido y latente que en el legado que en ellas se transmite está presente.

Tanto el arte como las ciencias, han sido para sus autores las herramientas que marcan los símbolos apropiados a ser utilizados para conseguir la divulgación del mensaje y en muchos casos, inclusive obtener el ulterior sometimiento a determinado al culto o creencia.

Empero, el símbolo como tal, sólo puede ser motivo de interpretación individual, pues su comprensión total, se oculta detrás de lo invisible, limitando el alcance del significado asumido por cada uno, en la medida de la debida capacidad, conocimiento y experiencia de la mente que lo debela.

Con el uso de símbolos, desde siempre se ha intentado comunicar ciertas ideas que trascienden los límites del lenguaje. Así que interpretar un símbolo, es intentar descubrir el formato de contenido que ha sido mostrado en su misma representación primigea.

La ciencia de los símbolos basada en la ‘Hermenéutica’, examina tanto la estructura externa, como la interna del símbolo manifiesto.

El símbolo actúa como intermediario entre dos realidades, una conocida y otra desconocida, y muestra de una forma aparente, según sea el camino usado por el entendimiento, lo que cada persona pueda identificar fácilmente en su corta realidad, aun cuando el verdadero significado, pueda ser diferente de aquel que se muestra como evidente, ya que teóricamente, los símbolos de todas las culturas, ocultan una realidad última ‘incomprensible’, para aquellos no iniciados o desconocedores de una interpretación trascendente.

La semiología explica este tema con mucha claridad.

Etimológicamente "Iniciado" proviene del latín "initium" que significa "iniciar-empezar", de ella derivan otros dos términos "in-ire", esto es, ir dentro o ingresar, obteniendo de esta manera el doble sentido de "entrar y empezar".

De este modo, se entiende más como un "re-inicio" o un cambio de algo que ya está empezado, o un ingreso a algo nuevo, o la "entrada" a un difícil camino, siendo el principio de una expansión de la consciencia en todos los sentidos, en búsqueda de la Sabiduría.

Los símbolos más comunes que se muestran en los ritos que acompañan los mitos y las leyendas, son de tipo auditivo y/o visual, donde se funden en diferentes tipos de expresión.

El símbolo representa la fuerza de una energía invisible, presente en una idea. El conocimiento y las lecciones que ofrece, son atemporales, ya que la esencia de su enseñanza resulta válida siempre, tanto hoy, como en el momento en que se engendró.

Sin embargo, existe una diferencia entre la naturaleza de los símbolos diseñados para el conocimiento de una realidad atemporal, y los símbolos espontáneos o alegóricos comunes, los cuales, no tienen la misma capacidad de transmitir el nivel de conciencia respectivo.

Los primeros, son considerados supra-humanos y contienen la expresión de una realidad trascendente, los otros, sólo logran manifestar el poder de lo inmanente y transitorio.

Los símbolos son considerados asimismo, el lenguaje de la naturaleza, pues contienen cualidades multidimensionales y transmiten un conocimiento oculto, sólo visible por aquellos capaces de comprender.

"Sólo cuando los oídos sean capaces de comprender, llegarán los labios que han de llenarlos de Sabiduría" Hermes Trismegisto.

Los sabios de antiguas culturas promovían el conocimiento de las realidades, por medio del mensaje que sólo el respectivo ícono en sí mismo, trasmite y logra afirmar a través de los sentidos, ya que permite al hombre, entrar en contacto con otras realidades sobre la base que sostiene que los sentidos se elevan, hasta la parte más íntima del verdadero Ser, el mismo que sirve como mediador entre el mundo visible y el invisible, acercándose entonces a la consciencia Superior.

Las leyendas y los mitos, son antiguas narraciones habitualmente atemporales y simbólicas que esconden detrás de sus dioses, de sus héroes y villanos, de sus magos, caballeros, reinas y castillos… alguna profunda enseñanza oculta.

Los mitos y las leyendas de los pueblos y civilizaciones, así como un sinnúmero de manifestaciones de la poesía y el teatro, tienen un origen común que en general parte de las religiones o de las creencias.

La "mitología" disciplina responsable de la exploración y estudio de los mitos y leyendas, no es rigurosamente una realidad histórica, ya que su exposición, contiene nuevas o exageradas versiones que les dan aspecto de extraordinarias, hermosas, poéticas, aun cuando sólo son simbólicas.

Su contenido se convierte en la sustancia más importante que nutre las culturas y tradiciones, ya que su mensaje perdura en la memoria colectiva, esbozando y definiendo la personalidad de los pueblos.

Hay ejemplos de versiones específicas del uso en esencia de idénticos símbolos y mitos sobre narraciones divulgadas por diferentes civilizaciones. Una de las más coincidentes, corresponde al diluvio universal, propagada por judíos y cristianos que habla del "El arca de Noé, llenada con una pareja de cada especie, incluida la familia de Noé ", a quien en la India se conoce como "Vaisvaswata "o" Satyavrata, mientras los griegos hablan de "Ogiges" y de "Deucalion"; a su vez, la civilización persa, habla de "Xixustros", y en china se encuentra a "Foki"; en las civilizaciones mexicanas y aztecas, el patriarca es conocido como "Coxcox o Tezpi", y para los peruanos en su área de influencia es "Bochica", lo que para los asirio-caldeos fue "Utmapishtim"...

Todos ellos, construyeron un arca para escapar del gran diluvio, gracias a la inspiración previa, brindada por la revelación divina.

En los mitos y leyendas, se encuentra una raíz conectada en forma simultánea al hombre y a la tierra, y aun cuando acontece que con el paso del tiempo muchas gentes, pueblos y culturas entran en contacto, e intercambian sus riquezas, patrimonio, sus creencias, sus ideas, y por supuesto sus mitos y símbolos; lo único innegable, es que existe una profunda conexión innata del hombre con la interpretación del símbolo.

Temas, versiones, protagonistas y ambientes se entrecruzan y combinan, haciendo que los símbolos, mitos y leyendas, sean: Patrimonio de toda la humanidad". Dennis Hebron.



------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.

Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242

Autor: Daniel García Vanegas.

Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

Etiquetas: Filosofía mitología hermetismo axiología espacio, espacialidad tiempo materia energía dimensión ética moral axiología consciencia valores principios universalidad voluntad presencia trascendencia miedo temor paradoja ignorancia violencia ira